Servicio Técnico 
MSD Animal Health

El hecho de que la fertilidad se vea afectada por muchos factores diferentes significa que los problemas de fertilidad son a menudo muy complejos. Las causas no infecciosas son aquí tan importantes como las infecciones. También es importante considerar todos los signos clínicos en su conjunto, incluso si los signos clínicos menos obvios se ven fácilmente ensombrecidos por sucesos más llamativos (por ejemplo, varios abortos en un corto espacio de tiempo frente a un aumento del 3% en las momias durante unos meses). Si varios signos clínicos están presentes al mismo tiempo, el patrón proporcionará una indicación de su causa. Su extensión, duración y frecuencia también son datos importantes.

Abortos en cerdas en grupo en un periodo corto de tiempo

Un aborto es la expulsión de fetos no viables entre los 35 y los 109 días después de la inseminación. El límite máximo para el número de abortos es el 2% del número de cubriciones. Si ocurren varios abortos en un corto período de tiempo, esto siempre es alarmante. Hay dos parámetros clave que nos ofrecen una indicación del problema subyacente: 1) si las cerdas con aborto tienen fiebre o no; y 2) la apariencia de los fetos abortados. Estos parámetros también determinan la dirección de la investigación adicional; como se muestra a continuación en la figura 1.

Figura 1. Parámetros clave para el estudio de los problemas de aborto.

Los ejemplos más conocidos de abortos debidos a fiebre son, la fiebre aguda, la infección por PRRS o la influenza. Pero una infección bacteriana por la bacteria Erysipelothrix, Salmonella, Actinobacillus pleuropneumoniae o leptospiras también puede cursar con fiebre alta y abortos. En casos raros, una reacción de inoculación grave que implique un aumento de temperatura también puede provocar un aborto. En ese caso, debería haber un vínculo claro entre el momento de la vacunación y los signos clínicos en la cerda. Si la cerda no presenta ningún signo clínico de enfermedad y los fetos se ven frescos, el aborto podría deberse al estrés. El tiempo entre el evento de estrés y el aborto varía entre uno y cinco días. En las cerdas alojadas en grupo, las luchas por el dominio y la competencia por el pienso son las principales causas de estrés. Los errores en la alimentación, problemas toxicológicos o el dolor también son posibles causas no infecciosas de abortos. El momento de un aborto puede ser un dato importante: por ejemplo, poco después de reagruparse en un grupo dinámico (¿restauración de la jerarquía?) o poco después de cambiar una línea de suministro de agua o un silo de alimentación diferente (¿contaminación/toxinas?). Los abortos otoñales son un fenómeno típico asociado con el acortamiento de los días y una condición más débil de la cerda. En este caso, las cerdas presentan pocos o ningún signo clínico adicional y los fetos abortados están frescos. En el caso de un aborto con embriones no frescos y/o exudado purulento, deberíamos pensar en una infección bacteriana con patógenos ambientales (E. coli, Bacillus sp., estreptococos).

Ciertas infecciones virales también pueden causar lechones y momias en descomposición (parvovirus, enterovirus y circovirus (PCV2)), pero estas infecciones no son conocidas por causar abortos. Incluso provocan un mayor riesgo de pseudogestación o retrasos cuando todos los fetos están muertos.

Un porcentaje de gestaciones excesivamente bajo con 20% de repeticiones entre 21 y 25 días después de la inseminación y endometritis

El valor objetivo para el porcentaje de gestaciones después de la primera inseminación depende de la granja. El porcentaje de gestaciones positivas generalmente se encuentra entre el 85 y el 90%. Un porcentaje de gestación excesivamente bajo podría significar que no todas las cerdas fueron capaces de quedar gestantes o que se ha producido un número relativamente alto de muertes embrionarias. Entre el día 12 y el día 15 después de la implantación, los embriones deben emitir una señal para mantener la gestación, si hay menos de 4 embriones en ese momento, la señal será demasiado débil y la cerda entrará en celo de nuevo alrededor de los 21 días, que es la duración normal del ciclo. Si la cerda no vuelve a entrar en celo hasta 25 días después de la inseminación (‘repeticiónirregular’), es probable que algo haya salido mal durante la implantación de los embriones, como resultado de lo cual la gestación se interrumpió poco después del día 15. El flujo vaginal anormal mencionado en este ejemplo puede apuntar hacia una infección del sistema reproductivo, en el que la secreción puede provenir de la vagina, el cuello uterino, el útero o la vejiga. En caso de endometritis, a menudo incluye pus. Esto contrasta con una secreción blanca lechosa, que probablemente proviene de la vejiga. Tener demasiadas reproductoras que han repetido en combinación con endometritis se asocia con una infección en las primeras etapas de la gestación; la causa principal podría ser una infección bacteriana durante la inseminación. Existe un riesgo real de infección en caso de niveles de higiene deficientes, al elegir el momento de inseminación incorrecto (demasiado tarde) o en presencia de bacterias resistentes a los antibióticos en el líquido de dilución del semen. Si se excluyen estos factores, se podrían realizar pruebas posteriores para detectar patógenos como Chlamydia sp. y leptospiras.

Camada de lechones momificados de distintos tamaños. (Foto cortesía de Joan Wenberg).
Camada de lechones momificados de distintos tamaños. (Foto cortesía de Joan Wenberg).

Varias camadas con demasiadas momias (6%) y lechones nacidos muertos (10%)

Las momias son fetos que murieron después de 35 días de gestación, porque a partir de ese momento es cuando se produce la osificación. Hasta un 4% de momias se considera normal, porque un solo feto también puede morir por razones naturales (principalmente debido a falta de espacio, ‘hacinamiento’). Los lechones nacidos muertos mueren inmediatamente antes o durante el proceso de parto. El límite máximo aceptado para el porcentaje de lechones nacidos muertos es de alrededor del 7 %. En el caso de que se eleven ambos parámetros, es importante determinar si las momias y los mortinatos ocurren en las mismas camadas o si el número elevado de momias se encuentra en una camada y los lechones nacidos muertos en otra. Esto se debe a que, en ese caso, puede haber dos problemas separados, por ejemplo, las momias son el resultado de una infección y los lechones nacidos muertos son causados por la forma en que se organiza la asistencia al parto.

Supongamos que hay camadas claramente problemáticas en las que el número de momias y de lechones nacidos muertos es mayor de lo habitual. Esto apuntará a una infección que se propaga lentamente y afecta a los embriones en diferentes etapas de la gestación. Aquí deberíamos pensar principalmente en parvovirus, enterovirus y PCV2, que causan el síndrome SMEDI (muerte fetal, momificación, muerte embrionaria e infertilidad). Otras posibles causas infecciosas son Leptospira spp., el virus de la encefalomiocarditis (EMC), Chlamydia sp. y en ciertas condiciones Toxoplasma. Una infección por PRRSV no produce momias pequeñas o momias de diferentes tamaños, sino momias ‘frescas’, ya que el virus PRRS no puede llegar a los fetos hasta relativamente tarde en la gestación (después del día 75). Los signos típicos del PRRS son los partos prematuros entre los días 110 y 113 de gestación, el nacimiento de lechones más pequeños y débiles y un aumento claro del porcentaje de lechones nacidos muertos.

Figura 2. Parámetros clave para el estudio de problemas de abortos.

Hay muchas causas diferentes y muchas formas de prevenirlas

Para cada uno de los tres ejemplos, hemos tratado de ilustrar la complejidad de los problemas de fertilidad. La tabla proporciona una descripción general de las principales causas de estos problemas. La determinación y prevención de estas causas requiere un enfoque dirigido. Los problemas no infecciosos a menudo implican un cambio en el manejo de la granja, por ejemplo, comenzar el control de celo un día antes, agregar una subdivisión a las cerdas en grupo o usar un protocolo diferente para la asistencia del parto. Otro factor podría ser que haya que limpiar las tuberías de agua o modificar el horario de alimentación. En cuanto a las causas infecciosas, existen diferentes prioridades en función del patógeno. Para algunas infecciones (por ejemplo, EMC (encefalomiocarditis) y leptospirosis), el control de plagas y la higiene general son cruciales; para otras infecciones (por ejemplo, PRRS e influenza), es más importante prevenir la reintroducción de una nueva variante o un resurgimiento de las cepas existentes. Esto generalmente se logra implementando medidas de bioseguridad más estrictas y por último la vacunación preventiva  que será posible para varios patógenos.

ReproPig

Ver todos

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *